MI PRIMER AÑO VEGANO #poweredbyplants

INTRODUCCIÓN

En este manual quiero plasmar mi experiencia personal en el mundo del veganismo. Si estás leyendo, es porque estás pensando en probarlo o ya estás con una alimentación a base de plantas y quieres aumentar tus conocimientos y/o conocer mi experiencia. Sea cual sea tu motivo, me gustaría darte las gracias por dedicar tu tiempo en leer esta guía que he escrito con mucho cariño. Me gustaría señalar antes que nada que no soy nutricionista, soy licenciado en ciencias de la actividad física y del deporte, tengo un máster universitario en investigación, un posgrado en dirección de programas fitness y wellness, otros cursos varios, entre ellos, uno de nutrición; pero lo que más tengo, es una enorme pasión por este campo: la nutrición, la salud y el estilo de vida. Por eso, aquí solo voy a plasmar en lo que creo y mi propia experiencia.

DEFINICIÓN

Según la Vegan Society el veganismo es una forma de vida que busca excluir, en la medida de lo posible y practicable, todas las formas de explotación y crueldad hacia los animales para su alimentación, vestimenta o cualquier otro propósito.

PROBLEMA ACTUAL

La alimentación es uno de los grandes problemas de los países desarrollados del s.XIX. Por una parte, vivimos en una sociedad en la que todo lo hacemos corriendo y no tenemos tiempo para nosotros; hemos pasado de una alimentación tradicional a base de productos enteros, los cuales necesitan cierto tiempo en la cocina, a comer alimentos totalmente procesados que sólo tenemos que meterlos en el microondas. Por otra parte, el desconocimiento en temas de nutrición de la población y a su vez, el poder que tiene la industria alimentaria que a través de potentes campañas de marketing nos hacen creer que lo bueno y saludable es lo que ellos quieren que sea. Sí, estoy de acuerdo totalmente en que con este nuevo tipo de alimentación ganamos tiempo pero ¿a costa de qué? de nuestra salud.

SOLUCIÓN

Creo y espero que a través de este manual consigas abrir un poco más los ojos al mundo real en el que vivimos o que al menos empieces a cuestionarte algunas preguntas sin dejarte influenciar por la publicidad engañosa actual. Mi deseo sería que cuando termines de leer este manual siguieras formándote a través de libros, documentales, artículos científicos o incluso a través de las redes sociales. Existen muchas fuentes para seguir aprendiendo, solo tienes que elegir cuál es la que más te gusta. Como he mencionado anteriormente, todo lo relacionado con la nutrición, la alimentación y la salud, es mi pasión. Espero que también tengas una pasión por la cual levantarte cada día, pero realmente lo que me gustaría es que dieras la importancia que tiene a la alimentación ya que está ligada completamente con tu salud y si tienes alguna deficiencia en ella, seguramente tu salud se vea afectada y quizá un día, no puedas seguir haciendo lo que más te gusta, tu pasión.

MI EXPERIENCIA

Cuando era un niño, era muy malo comiendo, apenas me gustaba nada; según mi madre, la única manera de comer algo de verduras y algo de carne o pescado era en puré. Y por las noches no quería otra cosa que galletas con leche y “nesquik” porque sola no me gustaba. No fue hasta los 3 años de edad que consiguió que tomase comida sólida, cuando normalmente con 1 año y medio ya estás comiendo alimentos sólidos. Parece que una tortilla francesa por la noche era la nueva cena. Recuerdo también que ya en el colegio para el recreo nos daban un mini tetrabrik de leche “pascual”; la otra opción era leche con chocolate y a mí así tampoco me gustaba. La fruta en general no me gustaba, comía alguna pera y casi por obligación. En mi familia, mi abuelo hacía matanza casi cada año pero yo nunca he comido embutidos, no me gustaban. Recuerdo también los dulces “martínez” en el armario de mi casa para merendar y las noches de verano en la piscina con esas cenas tan esperadas después de una larga tarde en la piscina: pizza, perrito, sandwich o bocadillo de calamares. Por entonces, mi comida favorita eran los macarrones con tomate y los san jacobos de jamon york y queso, rebozados; de más mayor me pasé a la pizza y mi interés por la buena comida, por su calidad y por los buenos restaurantes incrementó, hasta hace prácticamente un año.

En Septiembre de 2017, quise probar y adentrarme en el mundo del veganismo. Antes de ello, tenía una alimentación bastante “limpia” o por lo menos lo que yo consideraba limpia. Los alimentos de origen animal que consumía principalmente eran: pavo, pollo, huevos, pescado y yogur griego. A raíz de algunas noticias sobre: la posible conexión entre la carne roja y el aumento de enfermedades cardiovasculares, el pescado y su alto contenido en mercurio, los huevos y su relación con el colesterol; la leche y la afirmación que somos la única especie que la sigue bebiendo leche en la edad adulta; me empezó a interesar más todo este mundo del veganismo y empecé a investigar sobre el tema, a ver documentales y a seguir a gente que hablaba de ello por las redes sociales. Por ello, decidí probar y empezar con una transición de un mes donde dejaría todo producto de origen animal. Ahora, después de un año, seguramente lo hubiera hecho de otra forma y por eso escribo ésto, para que tengas una referencia y no tropieces con las mismas piedras que yo.

La semana 1 dejé de comer todo tipo de carne: pollo, pavo. La semana 2 dejé el pescado y poco marisco que pudiera comer. La semana 3 dejé por completo los lácteos, solo consumía yogur griego y la semana 4 dejé los huevos, mi alimento comodín que comía en el desayuno, en algún snack y a veces, en la cena. No hay una regla escrita de cómo debes hacer tu transición ya que todos somos distintos por lo que lo mejor es usar tu sentido común. Es verdad que durante esta transición y los primeros meses cuando surgía salir a comer fuera no me privaba de nada, es decir si me apetecía una hamburguesa de carne, me la comía o si era una pizza con queso, pues también. Por entonces, como he comentado arriba, mi comida favorita era la pizza y ahora entiendo porqué: las casomorfinas, una molécula encontrada en la caseína, la proteína del queso. Estos compuestos similares a la morfina pueden unirse a los mismos receptores cerebrales a los que se adhieren la heroína y otros narcóticos. Es decir, la proteína láctea tiene moléculas de opio integradas en ella que producen sus mismos efectos; de ahí la tan común adicción al queso. Durante ese mes, estaba probando pero muy pronto mi interés por todo lo relacionado con la salud y el estilo de vida saludable y el mundo del veganismo se multiplicó. 

LA DICHOSA PROTEÍNA

Como he comentado en la introducción uno de los mayores problemas que tenemos son los lobbies y grandes empresas de la industria alimentaria y su poder sobre todos nosotros. “Las dietas altas en proteínas son las más saludables”, “la proteína es lo que te hará conseguir más masa muscular”, “la proteína es lo que te hará perder esa grasa demás”,… y la lista continúa. ¿Cuántas veces has escuchado estas afirmaciones? Yo mismo era un gran consumidor de proteína, si no veía en mi plato algún alimento de origen animal, mi cabeza pensaba que ese plato estaba nutricionalmente incompleto; además, consumía batidos de proteína.

Al principio y debido a mi desconocimiento quise sustituir la porción proteica de origen animal, por otra de origen vegetal, lo cual supuso un aumento radical de legumbres (antes apenas consumía porque tenía el concepto que eran una fuente proteica de bajo valor biológico). Además de las legumbres, también incrementé el consumo de pseudocereales como la quinoa, el trigo sarraceno, amaranto; la pasta, el arroz, los frutos secos y las semillas. Sin dejar atrás claro está las frutas y las verduras. Y lo que pasó fue que mi estómago, en ocasiones, decía: “basta, no estoy preparado para esta cantidad o este volumen de comida” o “suficiente, no estoy preparado para esta cantidad de legumbres” o “ya está bien, no estoy preparado para esta cantidad de verduras”. Lo que se tradujo en problemas de estómago, hinchazón, gases e incluso en ocasiones diarrea.

LA PROTEÍNA NO ES UN PROBLEMA

En primer lugar, el ser humano necesita solo un 10% de su aporte calórico total proveniente de proteínas y 15% si eres deportista o realizas ejercicio físico intenso casi a diario. Aunque me estaba excediendo en el aporte proteico cuando consumía alimentos de origen animal, al estar mi estómago acostumbrado, no me pasaba nada y mi cuerpo lo aceptaba bien, pero cuando cambié a productos de origen vegetal (gran cantidad de legumbres a diario y aumento drástico de calorías totales) mi cuerpo no estaba preparado para recibir ese gran volumen de comida o más concretamente, de legumbres. Ya todos sabemos lo que nos suelen producir las legumbres. Aunque a través de otros alimentos como: avena, arroz, otros pseudo cereales, frutos secos ya estaba obteniendo proteína, mi mente tenía que ver el aporte proteico (de manera aislada, al igual que lo veía antes con un trozo de pavo, un pescado o un huevo) pero ahora lo suplían las legumbres. Es verdad que podía haber alternado con otros alimentos como el tofu o tempeh pero siempre he preferido los alimentos no procesados o en su estado más natural posible. Recuerdo días de consumir legumbres incluso 2 veces al día. Y no está mal, el problema son las cantidades. 

Quizá una buena opción sería haberse puesto en manos de un profesional cualificado con experiencia en dietas veganas pero decidí hacerlo con mi propio conocimiento y ahora entiendo que no fue lo correcto. Es verdad que nunca sabremos cómo hubiera ido mi transición bajo supervisión de un profesional porque un alto porcentaje ellos aún siguen recomendando dietas altas en proteínas y bajas en carbohidratos, lo cual difiere y mucho en lo que yo confío en estos momentos: 80% carbohidratos, 10% grasas y 10% proteínas y si eres un atleta profesional o persona que realiza ejercicio intenso casi a diario: 75% / 15% / 15%.

porc

¿CÓMO ME SIENTO?

Si has leído o escuchado algo sobre los principales cambios cuando cambias a una alimentación a base de plantas, la gente te suele decir que tiene más energía, que su piel y su pelo brillan más, algunos deportistas dicen que recuperan más rápido. Yo, sinceramente nunca he sido una persona que “te vende la moto” aún cuando tomaba batidos de proteína y la gente decía que notaban cambios y le iban mejor; nunca he notado un cambio significativo como para decir que ésto o lo otro, se nota. Pero si tengo que señalar que en los primeros meses de transición al veganismo, cuando me levanta a mitad de la noche para ir al baño, me sentía mucho más ligero y el cuerpo más liviano. Antes, recuerdo que cuando me levantaba, me sentía bastante pesado y me costaba mucho más activar mi cuerpo, lo cual yo pensaba que era perfectamente normal debido al entrenamiento intenso de cada día. También es verdad que tras un año ya me he acostumbrado a ese cambio y ahora ya no lo noto tanto como al principio. Es verdad que el tema de gases no es un punto positivo pero sabía que como todo, debía pasar un proceso y mi cuerpo necesitaría adaptarse a este nuevo tipo de alimentación. Ahora no me preocupo por las proteínas o por comer legumbres a diario porque sé que una alimentación a base de plantas, rica y variada me va a aportar todas las calorías, todos los macronutrientes y todos los nutrientes que necesito. Además, ahora me siento genial, no solo a nivel de digestiones sino porque sé que con mis actos y decisiones diarias estoy haciendo un cambio, ayudando a minimizar la huella de ozono en nuestro planeta, minimizando las muertes de animales inocentes y aumentando mi salud y calidad de vida. Por eso, cuando me preguntan: ¿por qué eres vegano? Contesto que empecé por salud pero ahora soy vegano por todo; por mi salud, por los animales y por el planeta.

ALIMENTACIÓN SALUDABLE Y CONSCIENTE

Si estás pensando en probar una dieta a base de plantas, por el motivo que sea, mi recomendación es hacer pequeños cambios cada dia, no hay una regla común y lo mejor es que lleves tu propio ritmo. No te preocupes de la cantidad de proteínas, de verdad; si quieres preocuparte de algo, que sean las calorías totales diarias. Si tu objetivo es salud, una alimentación a base de plantas, está demostrado científicamente, es la dieta más saludable y que menos se relaciona con padecer enfermedades cardiovasculares, obesidad, diabetes, etc. Si tu objetivo es pérdida de peso o grasa, una alimentación a base de plantas reúne todos los puntos para que lo consigas ya que puedes comer gran cantidad de alimentos para llenar tu estómago y saciar tu apetito y al mismo tiempo, no llegar a tus calorías totales diarias y estar en un déficit calórico. Si por el contrario, tu objetivo es el aumento de masa muscular, es verdad que vas a tener que aumentar el volumen de comida que comes actualmente ya que en general los alimentos de origen vegetal son menos calóricos que los de origen animal. Y fue el principal problema que tuve yo, pero perfectamente puedes llegar a tu objetivo y prueba de ellos son la cantidad de atletas veganos que existen a día de hoy. Además si eres de disfrutar la comida y tienes buen apetito, es una ventaja porque vas a disfrutar esas cantidad de comida demás. Y si eres de las personas que se te hace difícil llegar a tus calorías puedes optar por hacerte batidos y no me refiero a los de proteína (que también podrías echar manos de ello, si quieres) sino que tú mismo te hagas por ejemplo un batido de: avena, espinacas, plátanos, dátiles, anacardos. Una forma fácil para tu estómago para absorber una gran cantidad de calorías. Aunque ésta última opción no sería para mí lo más saludable.

Al principio es totalmente normal que experimentes cambios y sobretodo que se te pase por la cabeza si lo estás haciendo de la manera correcta o no. Si crees que lo necesitas, puedes acudir a un profesional de la nutrición con experiencia en el mundo del veganismo y con tu objetivo claro ante todo. Mi consejo es dar pasos muy pequeños para que tu cuerpo apenas note el cambio y tu única preocupación sea si llegas al número de calorías totales diarias y sobretodo, que eres feliz haciéndolo. En mi caso, dejar los productos de origen animal en un mes y sustituirlos básicamente por legumbres no fue la mejor opción. Ahora, después de un año, con algo más de experiencia y conocimiento optó por una alimentación a base de plantas consciente y saludable. Ahora pienso en lo que me va a producir cada alimento que me llevo a la boca antes de consumirlo. Y como en función a mi actividad o gasto calórico diario. Como supongo que has escuchado, los veganos debemos suplementarnos con B12. No soy muy amigo de los suplementos, pero como no vivimos en el mundo ideal, hay ocasiones en las que no nos queda otra.

Si ya estás en el mundo del veganismo y tu objetivo es dar un paso más hacia una alimentación consciente y saludable mi consejo es que bases tu alimentación (de mayor a menor cantidad) en: frutas, verduras, legumbres, cereales, frutos secos y semillas. Para buscar una salud óptima me oriento hacia una alimentación basada principalmente en fruta, algunas verduras crudas, pocos cereales y legumbres cocinadas y muy pocos frutos secos y semillas. Existen muchos tipos de “dietas” o tipos de alimentación a base de plantas:

  • Crudiveganismo: alimentos crudos y no procesados: frutas, verduras, frutos secos, semillas, cereales y legumbres germinados.
  • Frugivorismo o frutarianismo: frutas, frutos secos y semillas. Incluye frutos como el tomate o el aguacate.
  • Dieta líquida o detox: a través de zumos.

Al final cada uno elige la suya, con la que se sienta bien. Y lo más seguro que tengas que probar varias para elegir cuál es la tuya. 

piramide

APLICACIÓN PRÁCTICA

Depende del punto donde te encuentres, puede ser el momento para hacer un cambio y probar algo nuevo, si normalmente consumes alimentos de origen animal puedes perfectamente probar una alimentación vegetariana, que restringe el consumo de carne y pescado pero acepta el consumo de huevos y lácteos. Si ya estás con una alimentación vegetariana te animo a que pruebes la vegana y si ya estás dentro del mundo del veganismo, puedes probar otras opciones, dependiendo siempre cual sea tu objetivo. Yo siempre me voy a orientar hacia la salud óptima. Como te dije anteriormente te recomiendo que lo hagas bajo supervisión de un profesional cualificado y con experiencia en el tipo de alimentación que quieres llevar.

Llevo un año con una alimentación a base de plantas y es verdad que no tiene nada que ver lo que empecé comiendo a lo que como a día de hoy. Un año, es muy poco tiempo y puedo decir, que aún estoy gateando en este nuevo mundo del veganismo. Por eso ahora me ha surgido el interés en probar una dieta líquida y alimentarme a base de zumos, para limpiar todo el organismo y deshacerme de posibles subproductos que han quedado dentro de mi organismo durante los casi 32 años que voy a cumplir. Al igual que empecé con la alimentación a base de plantas, voy a probar el detox pero esta vez claro está, bajo supervisión de un profesional con experiencia en el campo. ¿Y tú, te animas a probar algo nuevo? Ante todo y lo que digo siempre, tienes que ser feliz y estar a gusto con lo que haces, de nada sirve que ganes salud por un lado en la nueva manera de alimentarte pero la pierdas por otro porque esa nueva alimentación produce un estrés o un disconfort que no está hecho para ti. Por eso, seamos consciente de dónde estamos, de dónde queremos estar y de lo que estamos dispuestos a hacer para conseguirlo. Estoy seguro que todos los que lean esta guia y me incluyo, podemos mejorar de alguna manera nuestra alimentación.

RECOMENDACIONES

Como he comentado anteriormente y perdón si me recalco, mi consejo principal es que vayas haciendo pequeños cambios, muy lentamente que ni tú ni tu cuerpo seáis conscientes del cambio. Y que trabajes en conjunto con un profesional, donde él te guíe y dé las pautas y tú lo lleves a cabo. Nadie mejor que tú podrá saber y sentir lo que sucede dentro de tu cuerpo.

Diferencia: Zumo Vs Batido

Un zumo es prácticamente agua con nutrientes, sin fibra, de tal manera que se absorbe muy rápido y los nutrientes llegan a su destino con muy poco gasto energético por parte de nuestro cuerpo. Normalmente se hacen de verduras y se le añaden alguna fruta. Lo ideal es hacerlo con una máquina de prensado en frío aunque también puedes hacerlo con una licuadora. Un batido suele ser más denso ya que la fibra se mantiene, por lo que la digestión será algo más lenta y el gasto energético mayor. Puedes añadir algún tipo de leche vegetal, agua o hielo y muchos otros alimentos que no son aptos en un zumo, por eso, es un producto final más calórico.

¿Cuánta proteína necesito?

Personalmente, ya no cuento las proteínas porqué sé que a través de una alimentación a base de plantas rica y variada en frutas, verduras, legumbres, cereales, frutos secos y semillas tengo las mi dosis proteica diarias que necesito y solo podré tener un déficit cuando no llegue a las calorías totales. Por eso, hago hincapié de nuevo y te digo que si quieres preocuparte por algo, que sea por tus calorías y no por las proteínas. Pero como sé que sigue siendo una pregunta bastante cuestionada a día de, hoy dejo unas indicaciones conmigo como ejemplo para que puedas calcular tu aporte proteico diario:

Opción 1 —– 10% de mis calorías totales (15% si soy deportista) —– Calorías totales 2500 —– 15% de 2500 son 375 calorías —– 1 caloría equivale a 4 gramos de proteína —– 375cal / 4gr = 93,7gr de proteína

Opción 2 —– 1.5gr*kg (ó 0.65gr * lb) —– 1,5 * 63kg = 94,5gr de proteína. Si eres una persona sedentaria multiplicarías por 1 en lugar de 1,5. Existen otras tablas más específicas para cada tipo de deporte pero los cambios son poco significativos y de verdad, no hace falta sacar la calculadora para esto. No quiero darle más importancia de la que tiene.

Como podéis ver, con unos 94 gramos de proteína al día habría conseguido los requerimientos necesarios proteicos. Y no solo pienses en los alimentos ricos en proteína porque cada alimento que te llevas a la boca tiene proteínas.

LO QUE NO TE DICEN

Aparte de la preocupación por la proteína, el otro problema que más se comenta cuando cambias a una dieta basada en plantas son los gases y el posible hinchazón de estómago lo cual puede ser debido a varios motivos. Hace un par de meses acudí al médico especialista en el aparato digestivo para indagar por mis problemas estomacales. Ya había investigado un poco sobre el tema y entre la doctora y yo acordamos realizar un par de tests: (1) SIBO (sobrecrecimiento bacteriano del intestino delgado) un síndrome producido por un número excesivo y/o una alteración en el tipo de bacterias presentes en el intestino, el cual dio negativo y (2) Test para diagnosticar la intolerancia a la fructosa, que lo tengo la semana que viene y estoy casi convencido que dará también negativo; sino, no hubiera sobrevivido los 11 días en Tailandia alimentándose básicamente a base de fruta.

Durante este año he aprendido que mi estómago no está preparado para ingerir legumbres cada día o al menos la cantidad que le solía dar. He aprendido a que no necesitamos tanta proteína como solemos pensar y que todos los alimentos en una dieta basada en plantas, te  aportan en mayor o menor medida una cantidad de proteínas.

Otros de los problemas que se suele escuchar en periodos de transición es que hay personas que experimentan baja energía lo cual normalmente se asocia a que comen menos calorías que antes. Con una alimentación a base de plantas puedes perfectamente llenar tu estómago, quedar completamente saciado y no haber consumido las calorías mínimas que necesitas. Por eso repito, se trata de un camino lento en el que cada uno aprende con su propio cuerpo sobre qué alimentos debes elegir para conseguir tus objetivos y qué alimentos te sientan mejor o peor para tu estómago.

CONCLUSIONES

Si has leído hasta aquí me gustaría darte las gracias y la enhorabuena porque veo que tienes las ganas y la motivación necesaria para producir un cambio en tu alimentación. Recuerda que no es un cambio sólo para ti sino también para los animales y para el planeta en el que vivimos. Reconozco que empecé simplemente por salud pero ahora puedo decir que soy vegano por todo, porque todo son ventajas cuando adoptas una alimentación a base de plantas y te vuelves una mejor versión de ti donde cada paso, cada movimiento y cada decisión que tomas lo realizas con consciencia, creando un impacto positivo y aportando valor al mundo en el que vivimos. ¡Adelante, empieza ya a ser una mejor versión de ti! Un fortísimo abrazo y que tengas un maravilloso día.

extremo

CASOS DE ÉXITO

Comparto unos vídeos de YouTube sobre atletas veganos, si ellos haciendo lo que hacen pueden, ¿por qué no voy a poder yo?

Top 10 Atletas Veganos

Top 13 Atletas Veganos

Entrevista a Paco Bravo (Competidor español en los Crossfit Games)

BIBLIOGRAFÍA Y ENLACES DE INTERÉS

Beneficios

https://youtu.be/JPw3rVq9-vE

Enfermedades cardiovasculares

https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/11832674

https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed?term=1973470

https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/25198208

Artritis

https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/10479237

Enfermedad de Crohn

https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC2877178/

Diabetes tipo 2

https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/27299701

https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/20425575

Huevos y colesterol

https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/9174470

https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/18400720

Cáncer de próstata

https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/16094059

Proteína de origen animal y mortalidad

https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/27479196

https://youtu.be/Mvyx2xjsv74

Proteína necesaria

https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/20048505

https://www.drfuhrman.com/content-image.ashx?id=65m12qvx5stmidc00uft3w

https://examine.com/nutrition/how-much-protein-do-i-need/

Mitos https://www.straitstimes.com/lifestyle/food/debunking-a-few-myths-about-meat-eating-and-vegetarianism

Queso y su efecto análogo al opio

https://www.forksoverknives.com/addictive-food-cheese-pizza/#gs.dyqOJzY

https://www.apexbt.com/b-casomorphin-1-3.html

Digestión y combinación de alimentos
https://soycomocomo.es/reportajes/combinar-bien-los-alimentos-para-una-mejor-digestion

https://soycomocomo.es/especialista/tu-biotienda/gases

https://www.drkaslow.com/html/food_combining.html

Si quieres permanecer en contacto conmigo puedes hacerlo a través de las redes sociales: Intagram ó Facebook. ¡Que tengas un grandioso día!

“Cuando entiendas que la cantidad de proteína no es un aspecto por el que preocuparse, vivirás más relajado y más feliz”

ALFONSO @24hourbalance #poweredbyplants

Entradas recomendadas
Showing 4 comments
  • Andykaufmantony
    Responder

    Gracias x compartir ka infoandy kaufman tony

    • admin24hour
      Responder

      Gracias a ti por leer

  • Pete
    Responder

    I am going vegan, can you recommend me a good protein base plant?

    • admin24hour
      Responder

      Hi, I’m not longer active on this site. You can follow me on IG and see your answer @24hourbalance

Dejar un comentario